¿Qué tipos de créditos y préstamos existen?

Dentro del mercado financiero existe gran variedad de préstamos y créditos, desde préstamos bancarios para proyectos empresariales hasta créditos rápidos para contratiempos puntuales. En este sentido, estos productos son clasificables por su finalidad, por importe, por rapidez de concesión, por garantía, o por tipo de interés.

Préstamos personales bancarios (desde 5% TAE)

Todos los préstamos comercializados por bancos y establecimientos financieros de crédito. Permiten cantidades elevadas de dinero, a devolver en varios años con un interés entre 5% y 15% TAE, variable según tarifas aplicadas, perfil de riesgo y vinculación con la entidad.

Préstamos P2P (desde 6% TAE)

Los préstamos P2P se otorgan a través de plataformas que ponen en contacto a personas físicas y jurídicas con inversores. El interés varía según el perfil del prestatario, desde 6% TAE hasta 30% TAE.

Tarjetas de crédito (entre 12% y 29% TAE)

Las tarjetas de crédito permiten obtener crédito a medida que se necesite liquidez, y se debe devolver únicamente la cantidad usada, sobre la cual se pagan intereses. Permite devolver el dinero gastado al cabo de un tiempo fijo, o incluso en varias mensualidades.

Créditos privados (entre 3% y 12% mensual)

Préstamos otorgados por empresas de capital privado o intermediarios financieros no sujetos a la supervisión del Banco de España o de la Comisión Nacional del Mercado de Valores. Permiten obtener sumas entre 500€ y 5.000€, a desembolsar en varias mensualidades. Sus requisitos de acceso son más flexibles, pero el tipo de interés también es más alto.

Minipréstamos (alrededor 1% diario)

Consiste en un préstamo de bajo importe, obtenible en pocos minutos por vía online y sin papeleo. Su TAE puede llegar a superar el 3.000% o 4.000%. A pesar de esto, el plazo de amortización es muy corto: 30 días como máximo.

Créditos al consumo

Los servicios financieros de algunas empresas conceden créditos al consumo para pagar artículos a plazos, mediante varias mensualidades, por lo general un máximo de 24 meses. El interés aplicado es muy bajo o nulo, ya que sólo se pretende incentivar la compra de ciertos productos.

Posts Recientes